miércoles, 11 de septiembre de 2013

LAS PUNTILLAS


Una de las ventajas de ser compulsiva en este mundo de las labores es la facilidad con la que te haces con un stock de productos terminados bastante aceptable. 


- ¿Y para qué las estás haciendo? -me preguntan siempre las allegadas.
- Pues para nada, para aprender y divertirme- contesto yo.
He de perfeccionar.







Estas las hice en verano, entre el café y la lectura y la piscina.  



Y un buen día... encuentro dónde aplicarlas:

A que parece otra cosa?

Es el detalle que hace único un top!.







Una simple camiseta blanca, ya "luce" de otra manera con una simple puntilla.
Esta en rosa para mi sobrina la pequeña.


Este modelo para las hijas de mi prima.

En lino natural.
Tan chic...


También las utilizo para los cojines, esos que hemos hecho cuando nos reunimos nuestro famoso "Grupo TILDA".

Tela francesa regalo de mi queridísima amiga, a todas las del grupo.
Como remate esta puntilla de uno de mis ataques compulsivos en los que me hice unas 30, todas de diversos tamaños y colores...


Y por último, otro cojín realizado en casa con sábana antigua francesa, bordado esta vez por mi hermana Mercedes y rematada con otra de mis románticas puntillas



Adiós querid@ lect@r, hasta más compartir.

Please, si te ha gustado la entrada, por favor, compártela!.